Secretos de una escritora

Carta a mí misma

Querida Carmen del pasado,

Acaba 2010 y por fin te has decidido a publicar algunos de los cuentos que has escrito. Sé que tienes sentimientos encontrados. Por un lado estás muy emocionada, pero por otro temes que el proyecto no tenga éxito. Es lógico que te encuentres así, pero tienes la entereza necesaria para salir adelante.
A medida que vayas avanzando conocerás a muchas personas. Algunas de ellas te acompañarán por un largo tiempo y otras solo aparecerán en un momento puntual. Todo tiene su razón de ser. Se inteligente y toma nota para valorar a quien lo merece y no caer en los mismos errores.
Habrá muchas ocasiones en las que te sentirás frustrada y te preguntarás si vale la pena seguir publicando. En esos momentos debes respirar hondo, aclarar tu mente y aplicar todo lo que has aprendido para así dar una mejor versión de ti misma.
Recuerda que tu implicación en las historias que cuentas es lo que te hace ser escritora, no un título, un puesto, una cantidad de ceros en el banco o unos sellos en el pasaporte. No dejes que nada ni nadie te acompleje y siéntete orgullosa de quien eres.
Desde el 2020 te aconsejo que no te inquietes, que tu perseverancia y dedicación serán recompensadas. Nunca dejes de mirar hacia delante, por muy duro que se haga el camino, por muy lejano que se vea el horizonte. Confía en ti misma, porque nadie lo hará si tú no conoces tu valía. No puedo prometerte grandes honores ni un lugar en la posteridad, pero puedo asegurarte que la decisión que has tomado será una de las mejores de tu vida.

    Un fuerte abrazo,
                                              Carmen del presente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.