Secretos de una escritora

Consejos para autoeditar un libro

Hasta hace unos años la autoedición se veía como un acto de gran soberbia por no tener el “filtro de calidad” de una editorial “respetable”. Hoy por hoy, es una opción tan válida como la tradicional, con la diferencia de que el autor tiene un mayor control en el proceso de edición y un mayor margen de ganancias.
Los consejos que doy son basados en mi experiencia y en el procedimiento legislativo que se realiza en España.
1 – Antes que nada registra el libro (cuando ya esté revisado y corregido) en tu oficina de Registro de Propiedad Intelectual más cercana y/o en Safe Creative. Haz esto siempre que vayas a publicar una nueva obra, así podrás demostrar tu autoría en caso de plagio. 
2 – En este caso serás tú el/la encargado/a de tramitar el ISBN y el Depósito Legal, que serían el documento de identidad del libro. En la misma oficina de Propiedad Intelectual puedes recoger los impresos correspondientes y preguntar las dudas que puedas albergar al respecto. Una vez hecho esto, ya puedes publicar tu libro en el formato que desees.
A la hora de diseñar la portada procura que la imagen sea sugerente, elegante y sin nada excesivamente explícito. Para la redacción de la sinopsis evita las palabras rebuscadas y realiza un texto directo y que despierte el interés pero que no revele demasiado sobre el contenido del libro.
Existen empresas que pueden hacer estos trámites además de la maquetación e impresión del libro. Busca una de confianza con una buena relación calidad-precio, ya que se han dado muchos fraudes en el sector.
Si la empresa de tu elección no ofrece una corrección de la obra, contrata a un profesional independiente de confianza. Te ayudará a pulir el texto eliminando posibles errores que no hayas notado.
3 – Siendo una autopublicación tienes que emplearte a fondo en la promoción. Usa las redes sociales (con moderación, para no saturar a los posibles lectores), averigua qué librerías y/o espacios culturales estarían interesados en escritores independientes y habla con ellos (si recibes una negativa tras otra por respuesta no te desanimes; se tú el/la vendedor/a), aprovecha todos los eventos en los que te propongan participar (entrevistas, charlas, debates, etc.). En definitiva, mantente activo/a y apuesta por ti mismo/a.
En caso de que no puedas distribuir tu libro como te gustaría puedes recurrir a una distribuidora. Busca una de confianza que trabaje con las librerías que te interesen. Algunas tienen servicio de representación, consistente en que ellos buscan las librerías que estén en línea con tu libro.
4 – Guarda un ejemplar del libro para ti, así podrás comprobar tu evolución con el paso del tiempo.
La autoedición puede llevarte a nuevos horizontes, ya sea que una editorial se interese en ti o contar con un público ávido de nuevas historias escritas por ti. ¡No te comas más la cabeza y lánzate a ello!
Eso sí, practica la paciencia, la humildad y la templanza, tres virtudes que te ayudarán a sobrellevar los contratiempos que puedan surgir en esta aventura y en las siguientes.
¡Buena suerte!

P.D.: puedes leer más sobre este tema en mi ebook De la autopublicación de un libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.