Literatura,  Secretos de una escritora

Respeto por decreto

A finales de 2017 se publicó un manifiesto que firmaron decenas de escritoras en defensa de las mujeres dedicadas a la literatura en Canarias.

Las escritoras piden igualdad de trato (Canarias 7)

Manifiesto de las escritoras canarias

¿Qué tiene esto de especial aparte del acto y su motivación? Que demuestra el fracaso de muchas ideas que se creían el remedio para todos los males.
Lo que quiero decir con esto es que exigir consideración mediante un manifiesto demuestra que la lucha por un determinada causa es infructuosa y que se apela a la ley para no dar el brazo a torcer. Como ya se ha comprobado en innumerables ocasiones, esto no ayuda a un cambio social y hace un gran favor a la hipocresía, al respeto que se impone pero que no nace del corazón. Por otra parte, se abusa de la palabra igualdad cuando se quiere decir equidad. Por mucho que se quiera obviar, hombres y mujeres son diferentes biológicamente, y por ello tienen necesidades distintas que deben ser atendidas de manera individual con el fin de que puedan dar lo mejor de sí mismos en todos aspectos de sus vidas.
Cabe mencionar que excluir a los hombres de esa búsqueda de una sociedad más justa es un gran error, ya que una verdadera transformación social y cultural debe incluir a todos los miembros de la sociedad. Usar las mismas estrategias empleadas por el movimiento que se quiere erradicar convierte al opositor en cómplice del mismo. 
Llama la atención el peso que se le da al ámbito canario, como si esa desconsideración solo ocurriera en este rincón del Atlántico. Esto me hace pensar en la limitación de miras del mencionado manifiesto. ¿Acaso las firmantes no creen que un escritor o una escritora de esta región pueda publicar en otro lugar? ¿No se han planteado que quizá su público está fuera de estas siete islas? 
Además, la mayoría de los lectores no le dan importancia al género del autor, sino a los contenidos de sus libros. Cuestión de afinidad, porque cada hombre y cada mujer tiene una perspectiva distinta de la vida.En conclusión, el respeto por decreto nunca deja de provocar mucha incertidumbre a nivel interno. A algunas mujeres les importará un bledo si están en su cargo o han ganado un premio por sus cualidades o por cubrir la cuota, pero a otras siempre les acompañará esa duda. 
Quizá muchas de las firmantes de este manifiesto me vean como un monstruo por las palabras que acabo de expresar, pero al igual que yo respeto su punto de vista quiero que se respete el mío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.